Los hoteles han tomado la varita mágica para propagar algo de magia y creatividad muy necesaria en el área del buffet, para hacer que esta oferta se vea más emocionante, colorida y atractiva para los clientes.

Al mismo tiempo, también han incluido la filosofía de “menos es más” y han intentado hacer una oferta para porciones más pequeñas que se muestran en pozuelos, platos y recipientes más atractivos. La comida ciertamente llena el espacio disponible y se ve más apetitosa, mientras que al mismo tiempo hay una propensión a que el cliente desperdicie menos.

La comida tipo buffet está empezando a parecerse a menús casi de degustación, donde los clientes pueden degustar diversas delicias culinarias en lugar de escoger un plato donde a menudo hay una gran cantidad de desperdicios porque se dan cuenta de que no era tan agradable como se imaginaban.

 

Fuente: Revista “Hotel magazine news” Acoroc